El lenguaje en el puesto de trabajo

Comparte esto:

El lenguaje en el puesto de trabajo debe ser el adecuado a la situación.

Como parte de mi rutina de trabajo, hago escuchas de los agentes de ventas en directo, sentado con el comercial o desde mi sitio de trabajo (al menos una hora al mes, nunca hay que separarse por completo de la parte de producción independientemente del cargo).

Y veo que muchos comerciales al teléfono mezclan el “tú” y el “usted” en la misma conversación: frases como: “Don Francisco, como te decía…” o “Señor García, estás a un paso de conseguir…”

Gran error, que nunca ocurre cuando estamos cara a cara con alguien. Curioso.

– “Es que llevo toda la vida hablando de usted y no me sale”

Es la respuesta habitual al mencionarlo. Pero se trata de un ejercicio de disciplina, con un poco de práctica y voluntad se puede cambiar fácilmente.

Curiosamente esto ocurre más frecuentemente en comerciales con mucha experiencia, los que llevan años ”encasillados”. Y creo que a veces la culpa no es suya, sino de los coordinadores y supervisores que no lo corrigen.

En defensa de los teleoperadores, diré que generalmente no somos conscientes de nuestros errores, sobre todo cuando repetimos de forma rutinaria lo mismo día tras día, dejamos de escucharnos a nosotros mismos y por eso es complicado percibir o cambiar errores de este tipo.

Pero no es sólo cosa de teleoperadores, también es frecuente en camareros, recepcionistas, personal de atención al cliente en tiendas…

Cada vez más empresas se dirigen de una manera más informal a sus clientes, y que nos traten “de usted” cada vez gusta menos a los consumidores, independientemente de la edad.

Tenemos que adaptarnos a las nuevas situaciones de manera dinámica, lo que ayer funcionaba ahora ha cambiado y debemos cambiar con los tiempos.

Otro error, que me parece totalmente reprobable, es el mal uso del “Don” y el “Señor”. Seguro que tú no lo cometes, pero ahí va la norma, por si conoces a alguien que los use sin criterio:

  •  Don va siempre con el nombre de pila: “Don Juan, Don Francisco, Doña Emilia…”
  •  Señor acompaña siempre al apellido: “Señor García, Señora Fernández”

Y para finalizar, el uso de la palabra “Caballero”. Estamos en el siglo XXI, por favor, elimina esa palabra de tu vocabulario, al menos a nivel profesional.

Tenemos que adaptarnos a las nuevas situaciones de manera dinámica, lo que ayer funcionaba ahora ha cambiado y debemos cambiar con los tiempos. Cuidemos el lenguaje en el puesto de trabajo, seamos profesionales.

Si quieres más información puedes contactar conmigo en Linkedin o a través de este formulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *