La comunicación interna en las organizaciones

Comparte esto:

 

La comunicación empresarial es un concepto muy amplio que podemos dividir a priori en comunicación interna y comunicación externa.

En esta ocasión vamos a centrarnos en la comunicación interna en las organizaciones.

La mayoría de nosotros, al pensar en comunicación dentro de la empresa automáticamente nos vienen a la mente dos conceptos: por un lado que se trata de algo negativo, y por otro que es la información que nos trasladan desde las “altas esferas”.

Formas de comunicación interna.

En realidad la comunicación en la empresa puede ser de tres tipos, todos ellos igual de importantes al final.

–          Descendente

–          Ascendente

–          Horizontal.

El contenido de la información es bueno o malo?

Por supuesto este flujo no es positivo ni negativo, ese componente se lo añadimos todos nosotros en base a nuestra experiencia y al eslabón de la cadena jerárquica en el que nos encontramos en cada momento.

La información puede ser interpretada  con todos los matices existentes entre el blanco y el negro, por todos y cada uno de los componentes de la empresa.

Así, un recorte en el presupuesto de “tal” el dueño,  o el gerente de la compañía puede verlo como algo positivo, ya que es un gasto superfluo que está erosionando las ganancias de la empresa.

El trabajador cuyo puesto depende de “tal” presupuesto para ser llevado a cabo lo vivirá como una noticia nefasta que pone en peligro su continuidad en la empresa, a menos que la política de reubicación sea muy buena en su centro de trabajo.

 Y al revés también ocurre: la pérdida de una cuenta, que en la dirección se vive como un auténtico drama por el volumen de dinero que van a dejar de ingresar con el peligro asociado de no alcanzar los objetivos propuestos para ese periodo, puede ser emocionalmente positivo para ese comercial a quien ese cliente hacía la vida imposible y le obligaba a hacer horas interminables después de su jornada de trabajo “para tener al cliente contento”.

La comunicación descendente.

La comunicación descendente condiciona a las demás. Es la información que todo el mundo quiere recibir, porque le hace partícipe de la situación de la empresa en cada momento. Como su nombre indica, consiste en comunicar la información desde los niveles superiores a los inferiores siguiendo la línea jerárquica que haya establecida. Suele utilizarse para informar de decisiones, transmitir instrucciones, objetivos, etc.

Existen barreras para la comunicación descendente, que también afectarán a los demás tipos de flujo de la información (horizontal y ascendente). Los principales podrían ser:

–          La incapacidad de la persona para transmitir la información de forma correcta. Puede ser por falta de habilidades de comunicación, por ejemplo.

–          El estilo de dirección de la persona que transmite la información. Un superior demasiado directivo, por ejemplo, puede no transmitir más allá de lo básico a los niveles inferiores de la cadena jerárquica. Esto puede hacer que se pierda información.

–          El temor a perder “el poder”. Sigue habiendo personas que utilizan el dicho de “la información es poder” como la base de trabajo diario. Gran error…

–        La cantidad de niveles jerárquicos. Aunque cada vez más tiende a horizontalizarse la jerarquía empresarial, eliminando niveles. En muchas empresas sigue habiendo circuitos largos y complicados para el flujo de la información.

En los últimos años, y cada vez más en todo tipo de empresas, desde una pequeña start-up hasta las grandes multinacionales, las webs internas permiten que la información viaje instantáneamente a todos los niveles de forma simultánea. Esto impide que impide que se desvirtúe la información a trasladar debido a alguno de los factores que se comentaban anteriormente.

La comunicación ascendente.

La comunicación ascendente permite que la dirección y los niveles superiores de la empresa conozcan la información que se genera en todos los niveles, y la opinión real de los trabajadores.

Este tipo de comunicación favorece un clima de trabajo positivo, y permite que los trabajadores tengan mayor confianza en la dirección. La credibilidad de la empresa se ve incrementada, y aumenta la participación de los trabajadores. En muchas ocasiones prestar atención al flujo de información ascendente permite detectar talento oculto entre los trabajadores, promoviendo una mayor eficiencia dentro de la empresa.

Dedicar el tiempo necesario a los empleados por parte de todos los niveles superiores y escuchar activamente sólo tiene aspectos positivos. Piensa en ello la próxima vez que alguno de tus subordinados quiera contarte una idea o charlar contigo cinco minutos.

La comunicación horizontal.

Los principales objetivos de este tipo de  comunicación son integrar la comunicación entre diferentes departamentos, coordinarlos (evita duplicidades de trabajo por ejemplo) y ayudar a cada persona a situarse dentro del mapa de la empresa de forma global.

La comunicación horizontal requiere que las comunicaciones ascendentes y descendientes sean efectivas y dinámicas, y por supuesto debe contar con la buena voluntad de todos los departamentos y las personas que los forman.

Entonces, la comunicación interna en la empresa, para que sirve en realidad?

Si  analizamos de forma global toda la información que se ha expuesto durante el  artículo podemos decir que la comunicación interna en la empresa es un instrumento de mejora de la eficiencia. También ayuda a transmitir la cultura organizacional de la empresa y forma parte de la estrategia de calidad, o la detección del talento.

Bien utilizada es una manera de resolución de conflictos, y de evitar que estos aparezcan por distorsiones en la transmisión de la información.

La formación en habilidades de comunicación es necesaria, puesto que no todas las personas cuentan con ellas, aunque demos por hecho que todo trabajador, independientemente de su puesto, función o lugar jerárquico las posee de forma innata.

La comunicación interna es un proceso habitual en todas las organizaciones, y hemos visto que puede ayudar a mejorar la satisfacción de los integrantes de toda la empresa respecto al desempeño de sus funciones.

Tener una buena comunicación interna en sus tres niveles, descendente, ascendente y horizontal convierte una empresa en una empresa más eficiente y con un mejor ambiente laboral, y esto es responsabilidad de todos los integrantes de la organización.

Si quieres ampliar información, o necesitas ayuda en tu plan de comunicación contacta conmigo aquí.