Innovación en el trabajo y la empresa.

Comparte esto:

La Innovación en el trabajo y la empresa puede parecer un proceso complicado, largo y árido. Y puede serlo, pero no tiene por qué.

Antes de formarme en innovación y desarrollo empresarial, pensaba que esto de innovar, el I+D+i y todo lo relacionado con la gestión del cambio era cosa de grandes empresas, y que sólo estaba al alcance de unos pocos.

Por eso quiero compartir errores de concepto, de forma sencilla, para ahorrar tiempo y dar un nuevo punto de vista a aquellos que piensan que la innovación no es para todos:

¿Se puede innovar sólo, a nivel individual?

La respuesta es sí, desde luego. Pero como casi todo en la vida, los procesos realizados en grupo, en equipo, son mucho más interesantes, y en general más fructíferos. Pero un empresario autónomo, que realiza un trabajo de forma individual, puede investigar nuevas formas de aplicar sus conocimientos, investigar otras formas de trabajar.

Innovación en el trabajo y la empresa ¿puede participar cualquier persona?

De nuevo la respuesta es afirmativa. Cualquier persona puede formar parte de un equipo de innovación. Da igual la edad, nivel de conocimientos, nacionalidad o nivel de inteligencia. Todos y todas podemos participar de una u otra forma. La imagen que tenemos en la cabeza, con gente trajeada, o con una bata de laboratorio en reuniones formales, está muy lejos de la realidad. Todo tipo de empresas y personas pueden formar grupos de innovación, y estos deben estar compuestos por una variedad, cuanto mayor mejor, de personas.

Entonces, ¿cualquier tipo de empresa puede innovar?

Claro que sí! La innovación consiste básicamente en encontrar y ofrecer un valor añadido a sus clientes, modificando para ellos los productos o servicios, haciéndolos más efectivos y en ocasiones incluso más baratos. Dentro de todo esto, lógicamente, podemos encontrar muchos ejemplos, desde multinacionales que dedican un presupuesto gigantesco a la innovación (piensa en empresas de videojuegos como Sony o Nintendo), empresas que se dedican exclusivamente a la investigación e innovación que viven con fondos públicos (con fondos europeos, españoles o de las comunidades autónomas), y, desde luego cualquier tipo de pequeña empresa, desde startups hasta un empresario autónomo que trabaje en un pueblo pequeño.

Comienza a innovar en tu trabajo

Para innovar sólo hacen falta dos cosas, principalmente: una base mínima de conocimiento, para seguir un camino más recto y poder fijar objetivos para poder ser exitoso, y lo más importante, muchas ganas de esforzarse por mejorar.

En los siguientes posts iremos profundizando en la metodología de la innovación, te invito a seguir leyendo, y si quieres colaborar, bienvenido, ponte en contacto conmigo y hablamos para innovar juntos!

En el siguiente post podrás descubrir cuales son los ingredientes para la innovación, léelo ya.

Si quieres más información sobre innovación en el trabajo y la empresa o cualquier otro tema contacta conmigo aquí.

También puedes conectar conmigo a través de LinkedIn.