Ingredientes para la innovación

Comparte esto:

Ingredientes para la innovación.

Vamos a ver cuáles son los ingredientes para la innovación, que no cuestan dinero, que todos podemos encontrar y desarrollar, y que nos darán resultado para comenzar a encontrar nuevas formas de gestionar el conocimiento.

En el anterior post (puedes leerlo aquí) vimos que cualquiera puede formar parte de los equipos de innovación, independientemente de su edad, nacionalidad, o nivel de inteligencia. También que el tamaño de la organización no es importante, más allá del volumen que podrá invertir en innovar.

No dar nada por hecho.

Tendemos a pensar que las cosas, o los conceptos, sólo tienen una finalidad, y que ya está todo inventado.  Pongamos un ejemplo: los restaurantes son locales a los que la gente va a comer o a cenar. En la época en la que a una organización se le ocurrió llevar la comida a domicilio en vez de esperar a que los clientes fueran al negocio físico, seguramente muchos restaurantes pensaron que eso sólo podría traer pérdidas, y que era imposible llegar a un número adecuado de personas.  Porque los restaurantes son negocios físicos.

Observación.

Desarrollar la costumbre de observar todo con detenimiento te va a ayudar a establecer nuevos conceptos, y nuevas formas de unirlos para llegar a nuevas conclusiones. Se trata de mirar, de escuchar con atención, analizando de forma crítica lo que observamos. Así, podremos averiguar, por ejemplo, lo que los consumidores necesitan, aparte de lo que están demandando (no siempre coincide una cosa con otra). O podremos ver el clima laboral en la empresa, pudiendo mejorar algún aspecto importante en la eficiencia o la calidad.

Análisis y Comunicación.

Con la información que obtenemos a partir de la observación, nosotros o cualquiera que forme parte del equipo, debemos obtener conclusiones, que es la finalidad de la observación. De nada sirve recoger información si después no se analiza para llegar a algún resultado (desarrollable o no).

Trabajo en equipo

Es fundamental, siempre que sea posible desarrollar un trabajo en equipo. Cualquier idea, observación o comentario que haga un colaborador debe ser tenido en cuenta. Las sesiones de brainstorming, en la que se puedan exponer sin temores conceptos que a primera vista parezcan una locura, pueden dar lugar a ideas innovadoras, que pueden suponer cambios drásticos en la sociedad. Un ejemplo de este trabajo en equipo, puede ser la empresa Nintendo. Buscando la diferenciación de sus competidores directos, Sony y Microsoft, con sus consolas de videojuego PlayStation y Xbox respectivamente, crearon una consola en la que los mandos no se manejaban únicamente a base de botones y joysticks, sino que se movían tridimensionalmente para crear juegos totalmente innovadores y nuevos. Probablemente la persona que sugirió en alguna reunión usar un mando  como si fuera una raqueta, conectado sin cables a la consola, si no hubiera estado en un equipo en el que se analizaran todas las ideas, por locas que parezcan, no habría marcado un antes y un después en el mundo de los videojuegos.

Eliminar el miedo que proviene de fracasos anteriores

Cuando se intenta generar una idea, se desarrolla y se prueba y supone un fracaso por el motivo que sea, se crea una sensación de frustración que puede derivar en miedo. Este miedo puede afectar a la hora de desarrollar nuevas ideas, haciéndonos pensar que volveremos a fracasar.

El aspecto psicológico del miedo debe ser trabajado desde el inicio, combatiéndolo con dosis de optimismo, de ganas de innovar, de mantener la motivación siempre alta para seguir adelante.

Por supuesto que podemos volver a fracasar, y probablemente sucederá muchas veces antes de tener un producto/ servicio mejorado, nuevo, innovador.

¿o pensabas que la rueda se inventó de repente? ¿O que la televisión funcionó a la primera? La perseverancia es fundamental a la hora de innovar.

 

Seguiremos ahondando en el proceso de innovación en próximos posts, mientras, puedes leer el post anterior aquí.

Y si necesitas contactar conmigo para lo que quieras o conocer más sobre los ingredientes para la innovación, puedes hacerlo pinchando aquí, o a través de LinkedIn.