El teletrabajo en España

Comparte esto:

El teletrabajo en España hasta ahora no ha representado una posibilidad “real” de trabajo excepto para algunas empresas, en general startups que han comenzado siendo cien por cien digitales desde el inicio.

Pese a que en la actualidad casi el cien por cien de las empresas en España tiene conexión a Internet y más del setenta y cinco por ciento de los trabajadores utilizan ordenadores para su trabajo de manera habitual, tan sólo el cuatro por ciento de ellos tiene la posibilidad de trabajar de manera habitual fuera de la oficina.

Además, casi el cincuenta por ciento de las personas que pueden realizar teletrabajo en España corresponde a científicos, técnicos e intelectuales, y tan sólo un 20 por ciento corresponde a trabajadores de oficina (contables, administrativos, etc.) aunque suponen un número mucho mayor que los del primer grupo.

Desde los acontecimientos que han llevado a la práctica totalidad de la población a permanecer confinados en el domicilio a causa del coronavirus, se están realizando esfuerzos titánicos por poner en marcha un sistema de teletrabajo para no tener que suspender la actividad de la empresa. Todas estas prisas pueden ocasionar brechas de seguridad.

Lo cierto es que toda esta situación de “pánico” que se ha generado, en muchos casos no sin motivo, desde luego, podría haberse evitado fácilmente, manteniendo una actitud más abierta hacia las tendencias que hace tiempo viene imponiéndose en otros países. Por ejemplo, en los países nórdicos se triplican nuestras cifras. Pongamos por ejemplo el caso de Países Bajos, donde el quince por ciento de los trabajadores lo hacen en modalidad de teletrabajo de manera habitual.

Ciertamente hay sectores en los que no puede realizarse teletrabajo, pero en la gran mayoría de los casos se puede adaptar el trabajo a distancia de una u otra manera.

Qué beneficios tiene teletrabajar?

Ciertamente muchos, pongamos algunos representativos, aunque desde luego no son los únicos ni de lejos:

  • Ayuda a conciliar la vida familiar.
  • Mejora la productividad.
  • Reduce desplazamientos en las ciudades (mejora el medio ambiente).
  • Elimina costes de transporte al trabajador.
  • Disminuye costes de alquiler y servicios al empresario.

 

En España estamos acostumbrados a un estilo de trabajo que nos hace ver el teletrabajo como algo negativo. Algunos conceptos que las empresas tienen interiorizados y que deben cambiar son:

 

  • La conciliación familiar hace que se trabaje menos.
  • El trabajador “vaguea” más.
  • Hay que controlar visualmente a los empleados.
  • Sin presencia en la oficina el trabajo no se organiza correctamente. 

También por parte de los trabajadores hay reticencia al teletrabajo en España; muchas personas están acostumbradas a trabajar con aplicaciones obsoletas, que no pueden ser trasladadas a la “nube”, y el esfuerzo por aprender a manejar nuevos programas no entra en sus planes. 

Desde luego pueden darse casos de trabajadores que vayan a vaguear si están en casa, pero ¿hemos mirado el ambiente que se respira en muchas de las oficinas de trabajo de nuestro pais?

La digitalización ha llegado para quedarse.

La digitalización es un hecho, la gran mayoría de las aplicaciones funcionan perfectamente a través de internet y son totalmente seguras, y cada día se investiga y mejora más la seguridad.

Las circunstancias que nos ha tocado vivir a todos en España, y en el resto del planeta, van a obligar a replantearse la forma de trabajar, en la que el teletrabajo va a tener un lugar importante.

La cultura laboral sobre el teletrabajo en España debe cambiar.

No hay marcha atrás, y la crisis que el coronavirus ha creado hará estragos en un número increíble de empresas por no haber estado preparados para una eventualidad como esta, que ocasionarán la pérdida de miles de puestos de trabajo en una economía que ya estaba comenzando a estar nuevamente en recesión.

La mejor solución suele ser la prevención. 

El primer paso es la formación y transformación.

Tener información actualizada sobre las tendencias en tu sector, y tener no sólo la posibilidad, sino la inquietud por formarse es imprescindible

Una de las pocas cosas positivas que podremos sacar de todo esto es la modernización, actualizar nuestra cultura laboral; adoptar el teletrabajo y adaptar los puestos, flexibilizando las condiciones laborales por parte de las empresas y de los propios trabajadores.

Esperemos que el teletrabajo comience a representar un concepto cotidiano, normalizado en todas las empresas que ayude a todos a conseguir una mejor calidad de vida y una mayor productividad y ahorro para las empresas; todos ganan.

Todos ganamos.

 

Fuentes: